FRANCISCO RANGEL. Continuamente asociamos el término Big Data con tamaño o volumen de los datos, como si de competir por quien lo tiene más grande se tratara. Continuamente olvidamos el resto de dimensiones que hacen que el término Big Data se pueda aplicar a un conjunto de datos.

Estas dimensiones vienen definidas por las 4 Vs (ó 5 Vs, dependiendo de la teoría).

Estas son, además del volumen, la velocidad con la que la información debe ser procesada (pensemos en un sistema de monitorización de constantes vitales), la variedad de esta información o cuan heterogénea es (qué mejor ejemplo que pensar en conversaciones en lenguaje natural), y sobre todo la más olvidada, el valor que tiene la información para el análisis que se está realizando, para los objetivos que se están persiguiendo.

The-four-Vs

Es este valor de la información lo que específicamente busca la Escucha Inteligente. Como ya decíamos, encontrar lo sutil. Javier Llinares lo explica muy bien en su entrada Be subtle my friend, donde dice “La técnica no importa, el volumen de datos y el sentir mayoritario no importa, si no produce un resultado que sirva para algo”

Junto con esta idea siempre ronda la misma pregunta en mi cabeza, ¿qué más da la cantidad de datos que tengamos para analizar si no sabemos qué queremos obtener de ellos?

No olvidemos las Vs del Big Data porque nos mostrarán que muchas veces (si no siempre) no es tan importante la cantidad como la calidad.